El Skoda Octavia iV: un hídrido enchufable por menos de 30.000 euros

  • by

Ya tenía versiones de gasolina, diésel, de gas y microhíbridas. Y ahora, la gama del Skoda Octavia se corona con la aparición de la motorización híbrida enchufable, representada por las variantes iV. De esta forma, se completa la oferta de un vehículo que es el cuatro Skoda más vendido en España, aunque el primero a nivel mundial. Y que estrenó el año pasado su cuarta generación, que supone un nuevo salto adelante en diseño, calidad y contenidos. 

Los Skoda Octavia iV recurren a la misma tecnología que ya estrenó la berlina más grande de la casa, el Superb. Se ofrecen tanto en el sedán como en el familiar y con dos variantes de potencia: 204 y 245 CV, esta segunda reservada al acabado RS, el más deportivo y dinámico. Las otras dos terminaciones son las intermedias Ambition y Style. 

Diferencias de detalle dentro y fuera

Exteriormente, apenas se distinguen por detalles como las llantas más aerodinámicas, los logos y la toma de recarga en la aleta delantera izquierda. Y otro tanto ocurre cuando nos trasladamos al interior: esplendoroso por amplitud, apenas los gráficos de la instrumentación dedicados a la parte híbrida nos dirán que estamos ante estos modelos. Por cierto, como viene pasando en los últimos coches medios de VW, Seat o Skoda, todos con enormes y vistosas pantallas multifunción que ofrecen tanto que, hasta lo más sencillo se vuelve a veces confuso. Por último, la necesidad de hacer hueco a las baterías no resta espacio al habitáculo, pero si al maletero: 150 litros, solo que como partíamos de unos enormes huecos, quedan unos muy buenos: 450 litros el sedán, 490 el Combi.  

La versión de arranque ofrece 204 CV y un par de 350 Nm gracias al aporte eléctrico, siendo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 7,7 segundos, cifras que en el caso del RS (con 41 CV más) son de 400 Nm y 7,3 segundos, respectivamente. Aunque a su cliente potencial le interesará más el rendimiento de la batería, de 13,2 kWh, y que permite recorrer más de 60 km en eléctrico, lo que supone que cuentan con la etiqueta CERO de la DGT. El consumo medio homologado está en el entorno del litro (los primeros 100 km partiendo con la batería a tope), con unas emisiones de CO2 de entre 22 y 27 gramos.  

Las versiones RS, más diversión al volante

Además de los modos normales de conduccion, contamos con otros dos específicos. Uno para funcionar 100% solo con la energía de la batería (EV), con el que no podemos pasar de 140 km/h, y otro híbrido, aunque aquí se puede dejar que el coche gestione la carga de la batería según exigencias de la conducción; o fijar un nivel del que no queremos que baje. Además, existen tres niveles de regeneración de la energía de la frenada. 

El más satisfactorio para quien le guste conducir es el Sport. Se puede combinar con cualquiera de los dos eléctricos y, en el caso de la variante RS, dota al motor de un ruido un poco macarra, casi intimidante. Si se combina con el modo híbrido, se despierta la bestia y en un santiamén estás a riesgo de perder muchos euros y puntos del carné. Más si el coche tiene chasis dinámico DCC. 

Como promoción, la marca lo regala con el acabado RS. Pero tampoco se sale mal parado optando por el Octavia iV básico, de 204 CV y acabado Ambition. El equipo de serie incluye llantas de 18 pulgadas, instrumentación digital, pantalla central de 10 pulgadas, climatizador bizona, selector de modos de conducción, control de crucero adaptativo que funciona hasta 210 km/h, pilotos traseros dinámicos, asientos con ajuste lumbar y sistema que te avisa de salida del carril. Además, como regalo, portón trasero eléctrico y cámara de visión posterior. 

Recarga de la batería en unas tres horas

Sobre esto, el Style (1.500 euros más caro) añade faros de ledes full matrix, faros antinieblas de ledes, llave inteligente, ayuda al aparcamiento y cristales traseros tintados. Por último, el RS cuesta otros 2.600 euros más y, además de los caballos extra, te viene con llantas específicas de 18 pulgadas, parachoques delantero y spoiler trasero RS, asientos deportivos, ayuda al mantenimiento de carril, barras longitudinales negras (en el Combi) y el ya mencionado DCC. Los tres últimos elementos, como regalo de promoción. 

Todas las versiones vienen de serie con dos cables de recarga: uno es el tradicional Shuko (con enchufe como el de casa) y otro que sirve para los postes públicos o de los centros comerciales. Según utilicemos uno u otro, se puede recargar hasta el 80% de la batería en 3 horas y 45 minutos o en 2 horas y 35 minutos. Eso sí, como la mayoría de los PHEV, el coche no admite más de 3,6 kw de carga.  

Los precios del nuevo Skoda parten de los 36.420€. No obstante, si le quitamos la campaña de promoción de la marca; y lo financiamos; y además conseguimos ayudas a la compra como las del Moves II que todavía existen en algunas CCAA, esa tarifa puede quedarse en menos de 30.000 euros. Y el tope de gama (RS Combi) por unos 35.000.